Cerrar

Cerrar


Agua y Aceite

Espacio para publicidad

Seguinos en:

El Estadio Futbol 5
Panaderia Azul

07/05/2011 - 20:24:01 hs.

Gracias a la Primera Ley de Fomento Minero, conmemoramos el Da de la Minera

Gracias a la Primera Ley de Fomento Minero, conmemoramos el Da de la Minera El 7 de Mayo de 1813, la Asamblea Constituyente, sanciona la Primera Ley de Fomento Minero. La misma, permitía el ingreso libre de maquinas y demás elementos destinados al trabajo minero, otorgaba a los extranjeros el derecho de tener minas dentro del territorio nacional; además, de reducir el precio del mercurio, que se encontraba exclusivamente en manos del Estado, era una manera de compensar los daños ocasionado por la eliminación de la mita (del quechua, "turno del trabajo"= sistema de trabajo por turnos). De aquí en más, esta ley fue la base de la actividad minera en la Argentina y, es asi, donde comenzamos a atravesar una etapa de producción incipiente.

Aun así, resulta, que la actividad minera es necesaria para la sociedad ya que, para los asentamientos humanos que se construyeron en torno a ella, ha atraído capitales para nuevas inversiones, permite el crecimiento de empresas que otorgan una gran fortaleza a la actividad, etc. Al mismo tiempo, también, trata de abastecer íntegramente las demandas internas. Por mencionar algunos de los minerales extraídos tenemos a las rocas de aplicación (mármoles, granitos, caliza, etc.) y a los minerales no metalíferos (arcillas, boratos, feldespato, etc.). 

Sumado a lo anterior, la actividad minera es cuestionada, ya que tanto las prácticas como la magnitud de los emprendimientos en la actualidad son muy distintas en comparación con las del siglo XIX en el que se promulgo la ley y no cabe duda de que toda actividad genera impactos en el medio ambiente. Esto nos lleva a considerar las consecuencias de los mismos, como la salificación, secamiento y escasez de agua por las enormes cantidades de agua dulce que requiere el proceso de extracción, la liberación y migración de metales pesados en el ecosistema, el desplazamiento de miles de toneladas de menas que provoca sedimentación en los ríos, vulnerabilidad a erosión eólica e hídrica, los pasivos ecológicos después de la explotación y destrucción total del ecosistema original del sitio, la migración de cianuro altamente tóxico en aguas subterráneas y superficiales y el ecosistema, el drenaje ácido, que constituye una gran amenaza particularmente en la extracción de sulfuros. Entonces, los impactos deben ser tratados, ya sea a través de la mitigación o de la eliminación de la actividad en origen. Esto último es lo solicitado en la mayoría de los casos, pero hay que tener en cuenta que la clausura de las minas provocaría los cierres de los puestos de trabajo y sobre todo, la pérdida del recurso minero que estamos requiriendo para cubrir nuestro consumo interno. Es por ello, que lo más probable, y pese también, a que resulta complicado clausurar una mina, se apuesta a la mitigación.

Es así que, la mitigación de impactos en la actividad minera, lograra cuidar el medio ambiente. De manera que, esta mirada, permitirá al país gozar de oportunidades de crecimiento más estables y sustentables.

Escribió: Yamila Leticia Miranda

Asociación Civil de Licenciados en Diagnóstico y Gestión Ambiental (ACLDGA)

difusionac_ldga@yahoo.com.ar

Volver

Todos los derechos reservados para Agua y Aceite 2010 rayosequisradio@gmail.com

Desarrollado porBestialmotions