Cerrar

Cerrar


Agua y Aceite

Espacio para publicidad

Seguinos en:

El Estadio Futbol 5
Panaderia Azul

23/02/2012 - 01:29:37 hs.

Ms hambre que el Chavo del 8

Ms hambre que el Chavo del 8  Por Juan Manuel ORTIZ CABANNE

 

La televisión local se ve engalanada de poner al aire una nueva tira para toda la familia. La nueva serie comenzó hace casi ochenta días y la “Vecindad del Chavo” no deja de sorprendernos. Pretende tener algo de aquellos aires de la serie original de los años ’70, pero sin embargo, poco tiene de parecido. Hoy es un “todo contra todos”.

Por un lado, el personaje principal sigue siendo el entrañable Chavo del 8, pero para esta versión azuleña perdió el cabello (quizá se los arrancó cuando firmó contrato por cuatro años), tiene algunos kilos más que el original y ya no usa el pantalón con tiradores sino un gastado traje gris. Ya no pasa hambre pues hasta se amplió su dieta. 

El pobre Chavo pasa sus días en un lloriqueo permanente por haber recibido una miserable herencia que, según él, apenas si le permite sostener en buenas condiciones su “Barril”. Ese Barril donde se esconde casi en un incomprensible autismo; barril que viene deslucido desde que no se encienden las luces de su mitad derecha (¿será que la cosa viene hacia la izquierda?¿o viene sin rumbo?) y que dicho sea de paso, estuvo hermosamente pintado de blanco aunque la mugre de las canaletas vienen manchando su fachada… Y  ahora el Chavo debe compartirlo con su “amigo” Ñoño. Si, leyó bien, Ñoño, ese gordito simpaticón y medio tonto se pasó a vivir al barril, aunque dicen las malas lenguas que no deja de escatimar esfuerzos para serrucharle el piso a nuestro querido Chavito. Es más, se juntó con otros tres amiguitos y ya coparon el primer piso del Barril, con la intención de pasar a usar lo único cómodo que tiene el Chavo que es su antiguo sillón.

Los romances ya casi no tienen cabida en esta nueva versión.

Doña Florinda, también conocida como “la vieja Chancluda”, ocupa un primer piso con balcón al que sale a fumar para tomar grandes decisiones. Ya no vive con su hijo Kiko, sino con siete hijos putativos que la “asesoran” (raro cruce con Blancanieves); algunos no son tan leales; a uno le gustan las tablas, pero poco sabe de teatro pues más bien es de madera; al otro le recortaron el presupuesto y no puede guitarrear sino apenas charanguear… así viene el libreto, carente de ideas.

Un poco más lejos, Don Ramón ahora tiene un hermano pelado del que se desconoce su nombre. Juntos hacen las fiestas en la Vecindad. Todo es color cuando ellos llegan. Mucha música, bombos, comparsas, humo y choripanes y asados con cuero. Vaca-yendo gente al baile. Don Ramón carga con toda la onda pero tiene más hambre que el Chavo del 8… Dicen que también se quiere mudar al Barril, pero no se entiende bien qué lugar pretende ocupar ya que el tablero está lleno.

Eso sí, su enemiga sigue siendo “la vieja Chancluda”. Pero en esta versión siglo XIX ya no recibe él los cachetazos sino Doña Florinda. No se asuste lector, no es una serie contra las mujeres, pero la cosa se puso muy divertida. Es más, ya salió de viaje Doña Florinda. Dicen que fue a buscar en culturas milenarias una respuesta para solucionar su frustrada indi-gestión. Vía libre para Don Ramón!!!

El Señor Barriga ya no sabe a quién cobrarle la renta! Ahora no le queda otra que reclamar y reclamar. Como no le pagan se armó una carpita junto al Barril del Chavo y desde ahí grita y grita, pero nadie escucha su reclamo.  La Vecindad ya tenía como 1400 vecinos, muchos de los cuales no se los ve nunca en escena, pero ahora llegó más y más gente al barrio, lo cual enojó a nuestro querido Señor Barriga que, como en la versión original, sigue recibiendo los golpes del Chavito. Pero para sumar aires nuevos, entró René, que a todo lo que propone el Chavo dice que sí; es más, hasta compartieron una “torta” de jamón (la traducción sería sándwich pero dejémosla en “torta” que se acerca más a lo que se repartieron). Entonces los vecinos se dividieron; algunos están con René y aceptan sus arreglos y otros no… Se le puso complicada la mano al Señor Barriga.

Kiko sigue buscando su pelota cuadrada. Ligado al Chavo desde siempre, ahora están más aliados que nunca, pero Kiko ya no infla los cachetes sino que se dejó el bigote. Llora por lo que le pasa al Chavo, pero no hace nada por ayudarlo, solo lo acompaña. Su prima la Popis, ahora rubia y viajera regional (aspirando a viajes internacionales como su tía Doña Florinda), vive diciendo “Acusa a la otra gestión”, pero no se le encuentra mayor realce a su blondo personaje.

Godines dejó la gorrita hacia el costado y se puso un pub “K”. Ahora el amor-odio se da con la “Popis”. Ella llora. El es regañado. La situación allí amerita un giro radical, aunque a Godines no le guste la palabra.

“El profesor Girafales” está encerrado en su casa. Aún no encuentra lugar en la serie ya que Doña Florinda ahora lo ignora. Dicen que está pensando en firmar un nuevo contrato para protagonizar “Los 4 Magníficos”. Igualmente el elenco es dudoso.

¿Y la Bruja del 71? ¿Y la Chilindrina? ¿Y Candela? ¿Y la moto?

Los personajes uno a uno seguirán ocupando su lugar en la Vecindad que tiene previstas cuatro temporadas… Aunque ya hay contratos que están por rescindirse y hasta se amenazó con levantarla del aire si no mejora el rating. Clarín miente y Tinelli es juez. Todo es culpa del rating.

Volver

Todos los derechos reservados para Agua y Aceite 2010 rayosequisradio@gmail.com

Desarrollado porBestialmotions